La depresión se caracteriza por la presencia de una gran tristeza, desinterés por todo lo que rodea, así como un elevado descenso de la actividad psicofisiológica y física, que se manifiesta por la falta de motivación, baja autoestima, sentimientos de culpa, problemas de insomnio o hipersomnia, llegando incluso en los casos más grave a la pérdida de las ganas de vivir, suicidio.

La depresión en la actualidad es una de las principales causas de discapacidad en todo el mundo, afectando más a las mujeres que a los hombres.

La ayuda terapéutica se basa en la recuperación del estado de ánimo y en el cambio de patrones inadecuados de pensamiento. El objetivo es mejorar la calidad de vida y el bienestar mental del paciente.